Saturday, September 8, 2012

13 - UN EJERCICIO DESOPILANTE



******

Ivonne

Fue tan contundente el chichón en el OCCIPUCIO que el galeno desató su CÓLERA. -Qué DESOPILANTE, una ALCANCÍA prudujo este semejante espectáculo? No, fue mi vecino, GARRULO y torpe. Fue papá y salió a los cacerolazos. Pura alegría, no más..
¿Qué relación tiene esto señora con su occipucio?


Gabriel (El del Ferry)

...
mientras tanto, el COLÉRICO GARRULO durmió al DESOPILANTE individuo de un ALCANCIAZO en el OCCIPUCIO
...


Anónimo

Cuando vi a aquel GARRULO que se le caía la ALCANCÍA al suelo y se le rompía, me pareció tan DESOPILANTE la situación, que casi me caigo de la risa y me rompo el OCCIPUCIO, y el mismo garrulo, al ver que me reía de su desgracia, se puso tan COLÉRICO que inmediatamente se lanzó, bastón en mano, a atizarme lo más fuerte posible.


Viec

Infundios de escritores chapuceros son los que circulan en la web, la democracia no es DESOPILANTE, ni está dirigida por GARRULOS ilustrados, expertos en retórica, no señores.
Es verdad que coleccionamos algunos milloncitos en el extranjero, solo por precaución, algunos colegas despabilados han vaciado las ALCANCÍAS fiscales, todo eso ocurre en países “bananeros”, por decirlo así, no amerita que se nos provoque dolores en el OCCIPUCIO, ni que nos ofendan con gatuperios COLERICOS. Deberían felicitarnos por la lección que les obsequiamos: jamás confíes ni en tu propia sombra.


Eva Moreti

Cada noche pasaba por mi puerta y pedía una moneda, es para pagar la noche, decía, y luego de recibirla me contaba cualquier historia DESOPILANTE acerca de sus GARRULOS compañeros en el hospicio, reía con el único diente sano que ostentaba como mástil de barco. De un bolso sacaba una pequeña ALCANCÍA de barro, las monedas sonaban nítidas.
Jamás la vi enojada COLÉRICA, impertinente o deprimida.
Cierta noche un golpe seco en el OCCIPUCIO terminó con su vida.
¡Una pena!


Ivonne

Tendida en el jardín mi tía Alberta revisaba su ALCANCÍA, deseperada por la pocas monedas que le quedaban de su jubilación lanzó una DESOPILANTE carcajada. Parece ser que en esos países sudamericanos las aves comprenden el lenguaje humano. No bien estalló su COLÉRICA sensación de desesperanza, los trinos cubrieron el cielo de armónicos arpegios. Soprendida, Alberta por tal escandolosa melodía, y con mueca de asombro, elevó la mirada. Nada en el vacío celeste. Un escofrío corrió desde el OCCIPUCIO hasta su pie descalzo. GARRULO! gritó.
Suspiró, se tendió bajo el sol y cientos de aves silenciosas acompañaron esa ligera pesadilla de verano.


Pioneer123

No sé porque nos pareció tan DESOPILANTE que al GARRULO del pueblo se le callese una ALCANCÍA en el OCCIPUCIO y ENCONLERIZASE.


Ojo humano

Mi amiga S. ha tenido que acudir al Hospital de urgencias por una lesión al OCCIPUCIO, situación nada de DESOPILANTE que la tiene a maltraer, a pesar de todos los medicamentos, masajes y genuflexiones ante la virgencita, en la que cree a pie juntillas. En la cama contigua una GARRULA COLERICA masculla amenazas contra un marido ausente que –según ella-, le ha robado todos los ahorros de su ALCANCÍA, y al que en tanto aparezca le hará pagar caro su delito, sacando de entre sus ropas un facón de proporciones espeluznantes.
Mi amiga ha pedido el alta ipso facto, considerando el dolor preferible a ser testigo de vaya a saber una qué tragedia matricida.


Crysolidan

-No sé por qué te ríes, la verdad, veo que todo esto te parece inmensamente DESOPILANTE…

-¿Y no lo es?

-Me sentí como un auténtico GARRULO, ¿sabes?, y todo por no saber… ¡¡una maldita palabra que seguro que ni siquiera viene en el diccionario!!

-¡Eh!, tranquilo, baja esos humos y no te pongas COLÉRICO… ¡sí que viene!, la vi un día en el blog ese raro... "La Llave del Mundo"...

-¿¿Pero esa no es la tarjeta American Express??

-No, la página es una especie de ALCANCÍA de palabras curiosas, que lo sepas… Sea como fuere, cuéntame otra vez cómo pasó…

-Estaba con la doctora, explicándole mis molestias en el cuello, y entonces ella me preguntó si sentía algún dolor en la zona del OCCIPUCIO…

-Sí, sí, ¿y qué le contestaste?

-La miré sorprendido, y le comenté que por “abajo” andaba todo bien y que no creía que tuviese nada que ver con mis problemas cervicales…

-Jajaja, ¡de verdad que eres un cazurro!

-...

******

28 comments:

  1. (Basada en hechos pseudo-reales) ;-)

    ******
    -No sé por qué te ríes, la verdad, veo que todo esto te parece inmensamente DESOPILANTE…

    -¿Y no lo es?

    -Me sentí como un auténtico GARRULO, ¿sabes?, y todo por no saber… ¡¡una maldita palabra que seguro que ni siquiera viene en el diccionario!!

    -¡Eh!, tranquilo, baja esos humos y no te pongas COLÉRICO… ¡sí que viene!, la vi un día en el blog ese raro... "La Llave del Mundo"...

    -¿¿Pero esa no es la tarjeta American Express??

    -No, la página es una especie de ALCANCÍA de palabras curiosas, que lo sepas… Sea como fuere, cuéntame otra vez cómo pasó…

    -Estaba con la doctora, explicándole mis molestias en el cuello, y entonces ella me preguntó si sentía algún dolor en la zona del OCCIPUCIO…

    -Sí, sí, ¿y qué le contestaste?

    -La miré sorprendido, y le comenté que por “abajo” andaba todo bien y que no creía que tuviese nada que ver con mis problemas cervicales…

    -Jajaja, ¡de verdad que eres un cazurro!

    -...
    ******

    ReplyDelete
    Replies
    1. Eres un genio, gracias por alegrarme la tarde. Me he reído de buena gana.
      En general soy medio trágica, así es que aprecio el sentido del humor.
      Un saludo.

      Delete
  2. Mi amiga S. ha tenido que acudir al Hospital de urgencias por una lesión al OCCIPUCIO, situación nada de DESOPILANTE que la tiene a maltraer, a pesar de todos los medicamentos, masajes y genuflexiones ante la virgencita, en la que cree a pie juntillas. En la cama contigua una GARRULA COLERICA masculla amenazas contra un marido ausente que –según ella-, le ha robado todos los ahorros de su ALCANCÍA, y al que en tanto aparezca le hará pagar caro su delito, sacando de entre sus ropas un facón de proporciones espeluznantes.
    Mi amiga ha pedido el alta ipso facto, considerando el dolor preferible a ser testigo de vaya a saber una qué tragedia matricida.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Jajaja, impactante historia la que nos traes esta semana, Ojo humano, cualquiera le tendría como mínimo respeto a una "garrula colérica que masculla amenazas y guarda un facón de proporciones espeluznantes entre sus ropas..." ;-)

      ¡Gracias!

      Delete
  3. Vuelven las versiones minimistas

    No sé porque nos pareció tan DESOPILANTE que al GARRULO del pueblo se le callese una ALCANCÍA en el OCCIPUCIO y ENCONLERIZASE.

    Me alegro que esta semana no haya aves, aunque normal ,no las hemos tratado muy bien.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Bien aprovechadas las palabras de la semana en esta versión minimalista... ¡sí, señor!... y sí, en este reto no hay aves, pero descuida, que no tardarán en volver... mientras tanto, podremos matar el tiempo pensando qué aciaga suerte o tormento les toca en el siguiente relato, jejeje (sonrisa malévola)

      Delete
  4. Tendida en el jardín mi tía Alberta revisaba su ALCANCÍA, deseperada por la pocas monedas que le quedaban de su jubilación lanzó una DESOPILANTE carcajada. Parece ser que en esos países sudamericanos las aves comprenden el lenguaje humano. No bien estalló su COLÉRICA sensación de desesperanza, los trinos cubrieron el cielo de armónicos arpegios. Soprendida, Alberta por tal escandolosa melodía, y con mueca de asombro, elevó la mirada. Nada en el vacío celeste. Un escofrío corrió desde el OCCIPUCIO hasta su pie descalzo. GARRULO! gritó.
    Suspiró, se tendió bajo el sol y cientos de aves silenciosas acompañaron esa ligera pesadilla de verano.
    Besotes, Ivonne.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Interesante ejercicio!, plasmado de forma elegante con unos intensos contrastes sensoriales... y con aves, ¡muchas aves! :)

      Delete
  5. jajajaja, gracias.
    Ivonne

    ReplyDelete
  6. Cada noche pasaba por mi puerta y pedía una moneda, es para pagar la noche, decía, y luego de recibirla me contaba cualquier historia DESOPILANTE acerca de sus GARRULOS compañeros en el hospicio, reía con el único diente sano que ostentaba como mástil de barco. De un bolso sacaba una pequeña ALCANCÍA de barro, las monedas sonaban nítidas.
    Jamás la vi enojada COLÉRICA, impertinente o deprimida.
    Cierta noche un golpe seco en el OCCIPUCIO terminó con su vida.
    ¡Una pena!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hermoso relato, rico en matices con una integración muy acertada de nuestras protagonistas de la semana...

      ...reía con el único diente sano que ostentaba como mástil de barco...

      ¡Muy bueno!, gracias :)

      Delete
  7. Infundios de escritores chapuceros son los que circulan en la web, la democracia no es DESOPILANTE, ni está dirigida por GARRULOS ilustrados, expertos en retórica, no señores.
    Es verdad que coleccionamos algunos milloncitos en el extranjero, solo por precaución, algunos colegas despabilados han vaciado las ALCANCÍAS fiscales, todo eso ocurre en países “bananeros”, por decirlo así, no amerita que se nos provoque dolores en el OCCIPUCIO, ni que nos ofendan con gatuperios COLERICOS. Deberían felicitarnos por la lección que les obsequiamos: jamás confíes ni en tu propia sombra.


    viec@hotmail.es

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gran ejercicio, combinando de forma original las voces de la semana en un texto con contenido social... ¡Gracias, Viec! ;-)

      Delete
  8. Cuando vi a aquel garrulo que se le caía la alcancía al suelo y se le rompía, me pareció tan desopilante la situación, que casi me caigo de la risa y me rompo el occipucio, y el mismo garrulo, al ver que me reía de su desgracia, se puso tan colérico que inmediatamente se lanzó, bastón en mano, a atizarme lo más fuerte posible.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡cuidado con los garrulos coléricos!

      Delete
    2. Palabras encadenadas de una forma muy lógica, fluida y eficaz... ¡muy bien planteado!... Gracias, ¿nos das un nombre para incluir en la lista de custodios? ;-)

      Delete
  9. ...
    mientras tanto, el COLÉRICO GARRULO durmió al DESOPILANTE individuo de un ALCANCIAZO en el OCCIPUCIO
    ...

    --------------------------------------------------------------------------
    Perdón que me demoré tanto para tan pocas palabras, pero estuve con poco tiempo estos días. Fuí papá el 30 pasado :D

    ReplyDelete
    Replies
    1. Qué bueno te hiciste el tiempo. Igual, aunque breve tiene una idea completa.

      Felicitaciones, es una maravilla ser testigo de la vida que nace, más si es cercana.

      Delete
    2. Enhorabuena, Gabriel ;-)

      Acerca del texto que nos presentas esta semana... extremadamente certero, sí... y una sorpresa encontrar ALCANCIAZO en el diccionario... pocas palabras habrá que devuelvan menos resultados en Google al buscarlas... prueba de lo poco conocida / empleada que es... tomamos nota para LLdM :)

      Delete
  10. Felicitaciones Gabriel!!
    Mi relato
    Fue tan contundente el chichón en el occipocio que el galeno desató su cólera. -Qué desopilante, un alcancía prudujo este semjante espectáculo? No, fue mi vecino, garrulo y torpe. Fue papá y salió a los cacerolazos. Pura alegría, no más..
    ¿Qué relación tiene esto señora con su occipucio?

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Bien!, ración doble de relatos esta semana... ¡Gracias, Ivonne! :)

      Delete
  11. Oh! occipucio se encuentra escrito occipocio. Semejante, sin e entre m y j. Lo siento

    Ivonne

    ReplyDelete