Saturday, December 8, 2012

24 - NI DOS, NI CUATRO, NI OCHO... ¡ARRIBA EL TOCOMOCHO!





No os olvidéis de ayudarnos a elegir el texto destacado de la semana (sí, esta vez se puede elegir más de una opción en la encuesta) ;-)

******

Ivonne (1)

En contraposición a la expresión latina "nada en demasía"..exclamó sublevado y lleno de ira:-Oye NANGO, ya no resisto que seas un TOCOMOCHO, de esos engañadores, que confunden la GLEBA con el billete.
Harto de MESAR los poquillos pelos que me restan, para que tú, y tu fabulosa pastraña malentiendan realidad en artificio.
Cállate, veré si el INCUNABLE que gustas romper, se salvará, luego de tantas centurias arropado como traste de escritorio.
Epa! epa..


Pioneer123

Se va a quedar calvo tanto MESAR el tonto del ÑANGO ese. Solo a él se le ocurre dar el billete del TOCOMOCHO en un libro INCUNABLE precioso, decia ,él para disimular. Ahora en la GLEBA de su casa ,se lamenta al descubrir que el libro valía mucho más que lo que sacó por el billete.


Gabriel (El del Ferry)

ÑANGO de años de trabajar en la GLEBA pasaba sus días sol tras sol arando, sembrando cuidando y cosechando, cosechando siempre poco. Una tarde de verano apareció un extraño que con una oratoria muy convincente le vendió un billete premiado que él atesoró como un INCUNABLE.
Vendió todo y se fue para la ciudad a cobrar su fortuna y a disfrutar de su nueva vida, lejos quedaban los sacrificios del trabajo del campo.
Resultó un TOCOMOCHO.
Tranquilo, nada de MESAR sus cabellos o lamentarse, volvió al campo a vengar ruin que lo había engañado.

Así, inconclusa, llegó esta historia a mi y así se las relato, me gusta pensar que encontró al estafador y vengó la estafa, pero no lo sé.


Altafulla

Éramos gente sencilla, trabajábamos la GLEBA cuando errar en la previsión del tiempo no quería decir un fin de semana incómodo, sino un año de pasar hambre. El ÑANGO aquel apareció en su motocicleta roja y con la vieja cancamusa del TOCOMOCHO levantó el valioso INCUNABLE que guardaba el tío Isidro heredado de sus mayores. Los muchachos reían cuando él MESABA sus escasos pelos al descubrir la engañifa mientras los mayores comentaban que había sido víctima de su propia avaricia.


Crysolidan

Teorema del ocho

Nena, llevo mucho tiempo dándole vueltas al mocho...
Haciendo eses cual estúpido birlocho medio pocho...
Hoy quiero contarte mi secreto, mi teorema del ocho

Ya lo sabes, yo soy el ÑANGO de veintiocho
El calavera que baila la rumba del calimocho
El flaco de la estampita y el TOCOMOCHO,
Vendiendo INCUNABLES del siglo dieciocho

Soy un santo varón, un apátrida sin alas, un alforrocho
Un bruto, un jarocho morocho más lúcido que chocho
Un jodido siervo de la GLEBA que todo lo escamocho

Sí, niña, hoy por fin cumplo los veintiocho,
Y te dedico esta rima, mi teorema del ocho
MESANDO dubitante mi barba de gocho,
Pensando en tus dulces labios de bizcocho

Y sí, quizá el número que te encandila es el sesentaiocho
Mas... súmale uno y haz que mi verso no acabe en ocho...
¡Verás flaca como yo por ti toda la santa noche trasnocho!


Ivonne (2)

El incunable que hallé en la guarida del soldado, expone así sus recuerdos..Una tarde en la GLEBA paterna escribí unos poemas a mi madre. No llores, de esta tierra verás crecer el olivo y no habrá remolino, ni TOCOMOCHO que te arrebate de aquí. Si la bravía sequía torne seco y dorado los pastos, no quiero verte triste, ni MESAR tus rizos.
Este ÑANGO, querendón te augura conserves tu mirada fresca y serena ante el imprevisto.
Mi sol y las estrellas luminosas te guíen siempre.

******

19 comments:

  1. El incunable que hallé en la guarida del soldado, expone así sus recuerdos..Una tarde en la GLEBA paterna escribí unos poemas a mi madre. No llores, de esta tierra verás crecer el olivo y no habrá remolino, ni TOCOMOCHO que te arrebate de aquí. Si la bravía sequía torne seco y dorado los pastos, no quiero verte triste, ni MESAR tus rizos.
    Este ÑANGO, querendón te augura conserves tu mirada fresca y serena ante el imprevisto.
    Mi sol y las estrellas luminosas te guíen siempre.
    Ivonne.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Hermoso texto para abrir el capítulo de esta semana. ¡Gracias Ivonne! :)

      Delete
    2. Que lindo, me gusta mucho como esta enmarcado!

      Delete
  2. Además del reto de esta semana, os dejo, por cierto una consulta que nos hacen en http://365palabras.blogspot.com.es/p/la-vuelta-al-mundo-en-80-palabras.html

    ...espero que me pueda ayudar en la busqueda de la palabra mas linda que quiero encontrar para mi local de joyeria, busco una palabra femenina y suave, a ver si me pueden ayudar...

    ¿Qué opináis? ;-)

    ReplyDelete
    Replies
    1. De las que vimos aquí Almoraduj me gusta mucho

      Delete
  3. Teorema del ocho

    Nena, llevo mucho tiempo dándole vueltas al mocho...
    Haciendo eses cual estúpido birlocho medio pocho...
    Hoy quiero contarte mi secreto, mi teorema del ocho

    Ya lo sabes, yo soy el ÑANGO de veintiocho
    El calavera que baila la rumba del calimocho
    El flaco de la estampita y el TOCOMOCHO,
    Vendiendo INCUNABLES del siglo dieciocho

    Soy un santo varón, un apátrida sin alas, un alforrocho
    Un bruto, un jarocho morocho más lúcido que chocho
    Un jodido siervo de la GLEBA que todo lo escamocho

    Sí, niña, hoy por fin cumplo los veintiocho,
    Y te dedico esta rima, mi teorema del ocho
    MESANDO dubitante mi barba de gocho,
    Pensando en tus dulces labios de bizcocho

    Y sí, quizá el número que te encandila es el sesentaiocho
    Mas... súmale uno y haz que mi verso no acabe en ocho...
    ¡Verás flaca como yo por ti toda la santa noche trasnocho!

    ReplyDelete
  4. jajajaja estupendo! Crysolidan, qué rima, que arrima. Carmen

    ReplyDelete
  5. Éramos gente sencilla, trabajábamos la GLEBA cuando errar en la previsión del tiempo no quería decir un fin de semana incómodo, sino un año de pasar hambre. El ÑANGO aquel apareció en su motocicleta roja y con la vieja cancamusa del TOCOMOCHO levantó el valioso INCUNABLE que guardaba el tío Isidro heredado de sus mayores. Los muchachos reían cuando él MESABA sus escasos pelos al descubrir la engañifa mientras los mayores comentaban que había sido víctima de su propia avaricia.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Interesante narración para ilustrar las voces de esta semana, muchas gracias, Altafulla :)

      Delete
    2. ...Todo en exactamente 80 palabras... tiene mucho mérito ajustarse al número que proponemos... y lo dice un pecador reincidente y redomado ;-)

      Delete
  6. Me gusta mucho, mucho, muuucho la foto que acompaña el capítulo.
    Besos, Zeta.

    ReplyDelete
  7. ÑANGO de años de trabajar en la GLEBA pasaba sus días sol tras sol arando, sembrando cuidando y cosechando, cosechando siempre poco. Una tarde de verano apareció un extraño que con una oratoria muy convincente le vendió un billete premiado que él atesoró como un INCUNABLE.
    Vendió todo y se fue para la ciudad a cobrar su fortuna y a disfrutar de su nueva vida, lejos quedaban los sacrificios del trabajo del campo.
    Resultó un TOCOMOCHO.
    Tranquilo, nada de MESAR sus cabellos o lamentarse, volvió al campo a vengar ruin que lo había engañado.

    Así, inconclusa, llegó esta historia a mi y así se las relato, me gusta pensar que encontró al estafador y vengó la estafa, pero no lo sé.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Un fantástico marco contextual, elegantemente desarrollado para dar forma a nuestro reto de la semana... mil gracias, Gabriel ;-)

      Delete
  8. Se va a quedar calvo tanto MESAR el tonto del ÑANGO ese. Solo a él se le ocurre dar el billete del TOCOMOCHO en un libro INCUNABLE precioso, decia ,él para disimular. Ahora en la GLEBA de su casa ,se lamenta al descubrir que el libro valía mucho más que lo que sacó por el billete.

    ReplyDelete
    Replies
    1. ¡Bienvenido de vuelta, Pioneer123!... una vez más con tu sello original de economía de palabras... fresco, novedoso y eficaz... ¡gracias por el aporte! :)

      Delete
  9. En contraposición a la expresión latina "nada en demasía"..exclamó sublevado y lleno de ira:-Oye NANGO, ya no resisto que seas un TOCOMOCHO, de esos engañadores, que confunden la GLEBA con el billete.
    Harto de MESAR los poquillos pelos que me restan, para que tú, y tu fabulosa pastraña malentiendan realidad en artificio.
    Cállate, veré si el INCUNABLE que gustas romper, se salvará, luego de tantas centurias arropado como traste de escritorio.
    Epa! epa..
    Besitos, Ivonne.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias, Ivonne... fantástica conexión con nuestro otro blog de las palabras, mil gracias ;-)

      Delete
  10. Gracias, Crysolidan. Abrirá el juego en las dos últimas semana del año? Confío que sí...
    Le mando un beso muy fuerte, y espero los últimos capítulos.
    Afectuosamente,
    Ivonne

    ReplyDelete